Conócenos

Leyendas

La llorona. Una mujer con llantos y gritos desgarradores por los oscuros y tenebrosos callejones, por lo general se decía que estaba vestida de blanco y a veces arrastraba unas cadenas.

El jinete sin cabeza. Por el rumbo de Ipalco de Arriba, exactamente en la esquina del camino donde se le llama del “caquiste” se aparecía un jinete negro sin cabeza, que expresaba un asunto grave familiar.

La puerta de la peña colorada. En el rancho de los Charcos nos cuenta David Aguayo que en la parte baja de la peña colorada esta una puerta que durante y en cierto tiempo se abre dejando al descubierto tesoros y misterios.

Los duendes de la plaza de toros. Hombrecillos pequeñines que habitaban las graderías y los caños de la plaza de toros.

Los gnomos del río Verde. Platica Primitivo Álvarez Rayón que al estar comiendo bajo una peña y enfrente de un charco del Río Verde empezó a ver pequeños chapoteos en el agua; se fijó y se dio cuenta que eran piedritas que caían de la peña; por curiosidad se subió a lo más alto y descubrió que ahí había pequeñas casitas con puertitas, ventanitas y escaleritas como si fuera una colonia de hombrecitos del tamaño de la mano; asustado decidió retirarse del lugar.

El chan. El Charco Largo del Río de Mexticacán era el más temido porque lo habitaba una culebra de aproximadamente diez metros llamada el chan, que se podía comer a una persona viva; en ese charco nunca nadie se bañó. Pues la gente decía “te va a comer el chan”.

Fuente: C. Francisco Sandoval.- Cronista Municipal

CURP Actas diversas Servicio Nacional de Empleo Denuncia Ciudadana INFOMEX ¿Vas de Viaje? DIF Jalisco Congreso del Estado de Jalisco ¿Vas de Viaje?

Dif Municipal